PROYECTO “UNA CARTA, UNA SONRISA”

Mi experiencia en el Proyecto “Una carta, una sonrisa”, podría definirse en dos palabras: “acompañamiento y amistad”. Este voluntariado se realiza con el objetivo principal de acompañar a una persona mayor, más tengo que decir que, en mi caso, muchas, de las veces fue ella quien me acompañó a mí. Y este acompañamiento mutuo, ha acabado convirtiéndose en amistad y complicidad.

La experiencia que me llevo es muy enriquecedora y positiva. He descubierto mi lado más solidario, y además ha sido un intenso aprendizaje. La religiosa con la que hablo, me ha enseñado lo que es la compasión, el amor al prójimo, el sacrificio y la fuerza de luchar en la vida.

Una experiencia formidable, la cual repetiría las veces que hiciera falta.

Ana, 1º Traducción e Interpretación.

 

Deja una respuesta